Gran nivel ofensivo el mostrado por los estudiantiles que, tras una primera parte en la que anotaron 50 puntos, vieron como los amarillos conseguían ir frenando las canastas fáciles y a base de acierto en el triple igualar la contienda.

El rebote fue el gran protagonista de una primera parte en la que los zamoranos siempre estuvieron condicionados por las faltas que mandaron al banquillo a Alí y a Bosa. El Estudiantes de Lugo mandó bajo los aros y dobló a los zamoranos en este aspecto, lo que les permitió segundas oportunidades que llevaban a ventajas por encima de los diez puntos que los locales se afanaban en reducir.

El cuadro amarillo se puso, incluso, por delante al inicio del último periodo cuando parecía que mantenían una inercia positiva que les llevaría a sumar una nueva victoria pero en los instantes finales se le atragantaron las posesiones en ataque y pese a tener varios balones para llevar el partido a la prórroga, acabaron cayendo.

Galería de imágenes: zamora24horas.com