Nuestro jugador, Marcos Ruíz, no seguirá con nosotros lo que resta de temporada. Tras cuatro años y medio, motivos académicos hacen que se separen nuestros caminos.

Desde el Club, queremos desearle lo mejor y agradecerle estos años de dedicación. ¡Muchas gracias Marcos! ¡Nos vemos en las canchas!

Os dejamos su carta de despedida:

Cuando en el verano del 2013 abandoné Mallorca para seguir mi formación deportiva en mi actual club Estudiantes de Lugo, una parte de mi vida deportiva se cerró al salir del club de toda mi vida, el CB La Salle. Atrás quedaron muchos años de trabajo, formación, compañeros, amigos y entrenadores.

Hoy, 4 años y medio después, toca otra vez despedirse del club que me ha permitido mejorar como jugador y como persona, que me ha enseñado que con trabajo y dedicación se pueden conseguir muchas cosas.

Sería imposible mencionar todas las personas que lo han hecho posible, pero si me gustaría aprovechar este momento para darle las gracias a Alex Polo, persona clave en mi llegada al club; tu trabajo, tu dedicación, tu ilusión fueron factores decisivos en mi formación.

Gracias también Cristino, por todo el trabajo realizado conmigo en los entrenos específicos, por todos los conocimientos que me has transmitido y por las charlas que hemos tenido.

Gracias Gus, por tu trabajo y por tu apoyo en estos momentos que me toca vivir.

Gracias Pablo Abuin, me has ayudado mucho fuera y dentro de la pista, siempre has estado ahí para animarme en los momentos que más he necesitado.

No puedo dejar de agradecer el trabajo hecho por Suso Lázare, Ángel Riobóo, Javi Peinó, los Quintela, preparadores físicos, y todo el cuerpo técnico y directiva que tanto me han ayudado estos años.

La temporada 2016/17 fue muy especial para mi, ya que Natxo Lezcano me dio la oportunidad de debutar en la liga LEB Oro, además de poder entrenar con el primer equipo, así que muchas gracias Natxo por tu confianza, por tus correcciones y por tu tiempo.

Y por supuesto un agradecimiento especial a las familias Chapela/Lage y Abuín/Mallo, vosotros me habéis hecho sentir como en casa, y sé que no volveré a comer tortillas mejores.

Motivos académicos me obligan a dejar este club, pero os aseguro que os llevo muy dentro porque son muchos los grandes recuerdos que me llevo de aquí y muchos los grandes amigos que he hecho y que sé bien cierto que así seguirá siendo.

Os deseo lo mejor y ya sabéis, en Ponferrada tenéis un seguidor.

Un abrazo para toda la familia estudiantil.

Marcos Ruiz